El paro con otros ojos: Servicios públicos de empleo y la formación para desempleados

Posted by

Servicios públicos de Empleo (SPE)

 

Sirva como ejemplo que de las 6.743.691 colocaciones registradas en España entre enero y junio de 2010, los Servicios Públicos de Empleo (SPE) sólo intermediaron en 164.901. Es decir, un 2,4% de las colocaciones realizadas en el conjunto del mercado laboral. Y estos datos, son más o menos parecidos en los últimos tiempos.

Además en España, no existe una coordinación eficaz entre las diferentes administraciones autonómicas y la nacional. Todo lo contrario, cada Comunidad tiene su propio sistema de gestión y una serie de competencias en empleo, diferentes de la Comunidad de al lado. Ni siquiera, existe un sistema informático común que conecte a todos los agentes importantes en un proceso de intermediación laboral, como sí sucede por ejemplo, en Alemania o Reino Unido.

Otra de las razones de esta ineficacia, es la escasa profesionalización del personal de las oficinas de empleo y el elevado número de personas a atender en cada oficina. En España, hay un empleado del INEM por cada 191 desempleados, mientras que la media europea de 59.
Además en el proceso de reinserción laboral de una persona, la formación y la orientación son dos elementos fundamentales que los Servicios Públicos de Empleo, no atienden o, en el caso de la formación, es mayoritariamente transferida a Ayuntamientos, Sindicatos, Empresas u ONGs con las que posteriormente tampoco hay ningún tipo de coordinación.
Y muchos tras estos datos pueden pensar, ¿es necesario tener 17 Servicios autonómicos y uno nacional? Pues bien, la respuesta no es un sí o un no. Aunque pudiera ahorrarse dinero a través de una titularidad única de los servicios, los SPE deben estar más cerca de la realidad de los ciudadanos, atrayendo ofertas cercanas de más calidad que la actual, y facilitando formación y orientación al desempleado, con lo cual habría que aumentar su número. Deberían ser municipales (incluso por barrios en grandes ciudades) o comarcales dependiendo de la ubicación geográfica de los mismos. En este sentido, la anunciada creación de Agencias de Colocación privadas, debería ir por este camino.

Por tanto, si queremos unos SPE mucho más eficaces, necesitamos “reinventarlos” desde la base. Con una coordinación fluida y un sistema informático único (con agencias de colocación o no), con una función no sólo burocrática sino de formación y orientación al desempleado, y con un mucho mayor número de profesionales especializados que desarrollen estas labores.

Políticas Activas de Empleo (PAE)

 

Basta decir que de los 37.941 millones con los que contaros los SPE en 2011, sólo 7.358 millones fueron destinados a Políticas Activas de Empleo y 2.230 millones a formación. El resto, fue para prestaciones. No se trata de reducir la partida de prestaciones ni mucho menos, sino de “invertir” en formación y PAE, ya que esto supondría un importante ahorro, al reducir el tiempo de permanencia en el desempleo y por tanto, reducir el pago de sus prestaciones.

Formación para desempleados
Quizá uno de los temas más complejos y a la vez sangrantes de esta situación.
Es curioso que con todos los miles de millones gastados en formación para el desempleo en España en los 10 años anteriores al estallido de la crisis, justo al comenzar la misma, se ha visto reducida la partida para formación en todas las Comunidades de manera alarmante. Con todos los desempleados que hay con necesidad de reciclarse provenientes por ejemplo de la construcción, y la oferta formativa es muy deficiente. Y la principal razón de esta situación es muy clara: mamá Europa ha dejado de poner dinero. Pero hay más razones.

Debido a la ineficacia de los SPE, la formación se ha transferido a Ayuntamientos, Diputaciones, Sindicatos, ONG´s, empresas, etc. Y en la actualidad, a pesar de la disminución enorme de las acciones formativas, sigue funcionando de la misma forma.

En lugar de ser una herramienta diseñada para cubrir nuevos nichos de mercado, formar trabajadores en nuevas tecnologías, reciclar sectores profesionales, etc. la formación se convirtió en la década del 2000, en un floreciente negocio para empresas, academias, …, un modus vivendi para buena parte de la actividad sindical y de muchas ONG´s, y una fuente de financiación para que en muchos municipios se hicieran obra civil a bajo coste y lucir así con nuevos paseos, parques, etc. que de lo contrario hubieran resultado muchos más caros.
Además han resultado acciones que se han considerado caras (ya que se han realizado con precios de Europa, no de España) con lo que la cuenta de gasto realizado en España en los últimos 10 años en formación resulta escandalosa, para los frutos que ha cosechado.
Resulta necesario, ahora que el dinero escasea en los presupuestos, redefinir las acciones formativas, sus contenidos, los sectores a los que va dirigido, etc. para que resulten mucho más eficaces y eficientes y que los SPE sean los que distribuyan e incluso ejecuten directamente las acciones.

Servicios Públicos de Empleo, Formación para desempleados y Políticas Activas de Empleo

Tras el panorama que vivimos en la actualidad, es necesario redefinir todas las acciones partiendo de la base que tiene que existir una coordinación eficaz y fluida entre la formación, las políticas activas y los SPE.

A pesar de que se creen Agencias de Colocación privadas, los SPE deben ser el pivote, el eje, desde el que sea posible una coordinación básica para este triángulo de acciones fundamental para la inserción laboral de millones de desempleados.

 

 

No Comments Yet.

Leave a comment

Por favor, resuelva el Captcha para comentar. *