El paro con otros ojos: Desempleo y reparto del trabajo (Mirar con otros ojos)

Posted by


Reducir horas de trabajo para generar empleos.

Aunque es un mensaje ya escuchado desde hace décadas, lo cierto es que tras este tiempo la situación no ha cambiado prácticamente nada en lo fundamental. Si nos preguntáramos ¿cuántas personas estarían dispuestas en España a reducir unas pocas horas su jornada laboral y su salario, para tener acceso a mejores horarios y poder disponer de mayor tiempo libre y de atención a su familia? La respuesta no sería exacta, pero podemos deducir que muchos miles o incluso algún que otro millón de trabajadores.

A pesar de la situación dramática de desempleo actual, existen muchas personas con una amplia vida laboral, una casa en propiedad, sin hipoteca, hijos mayores, etc. Es decir, en España también hay personas que podrían elegir trabajar menos, y “vivir” más.
¿Cuántos empleos podrían crearse con este cambio de escenario? Pensemos con este ejemplo. En una empresa en la que 4 trabajadores decidieran reducir su jornada de 40 a 35 horas (una octava parte) podría dar lugar a la creación de un nuevo puesto de trabajo de 20 horas semanales.

Según la Ley de los rendimientos decrecientes, un trabajador que dedica 20 horas suele proporcionar un rendimiento por hora mayor (a medio plazo) que uno que está ocho horas. Lo importante en este caso, es que el Estado facilite la contratación a tiempo parcial y el empresario pueda así beneficiarse económicamente si contrata. De esta forma con mayor número de trabajadores que redujeran sus horarios, el número de empleos a crear sería automáticamente mayor.

Y no hay que olvidar que si aumentasen las horas disponibles para ocio, el consumo de muchos productos y servicios crecería automáticamente. Esto facilitaría también la reactivación de muchas actividades y por consiguiente la posibilidad de crear a su vez, más empleos.

No se trata sólo de reducir horas de trabajo, sino de racionalizar la propia jornada laboral, facilitando la conciliación de la vida familiar, social y laboral.

Rafael Serrulla

Related Posts

No Comments Yet.

Leave a comment

Por favor, resuelva el Captcha para comentar. *